Flor del romero, sin que medien las gitanas del parque

Estamos acostumbrados al romero en el pollo, en un guiso de carne o incluso con tiento en una sopa o en una ensalada de verano. Pero el romero también tiene flores. Todos tienen flores menos los humanos. Flores, las del romero, que se dejan ver por los inviernos, hasta plegar en primavera. Cosas curiosas.

Arte en la Semana Santa de Zaragoza

La celebración de la Semana Santa se puede vivir con mucho fervor o sin nada y con una mirada turística o artística. Pero sin duda es además un elemento social que merece ser disfrutado y vivido desde cerca, para intentar entenderlo. Contiene una serie de elementos sociales de complicado análisis pues se mezclan multitud de detalles sociológicos que no pueden venir explicados ni en los libros sencillos de sociología.

La Semana Santa de Zaragoza es sin duda de las representaciones religiosas mejores de toda España y por ello del mundo. Esa mezcla de fervor, elegancia, musicalidad muy encajada en pocos instrumentos, una teatralidad clara en favor de la religión, una ocupación casi militar de espacios con empleo de elementos tan diversos como las esculturas, el arte textil, las flores, la jerarquía rigurosa, incluso esa parte algo escondida —que no se relata nunca y que tampoco voy a nombrar aquí— de relaciones entre personas y de ayuda, pero también de fiesta interna y de dolor incluso.

Los pasos, pero también todo el arte textil que acompaña a la historia de la Semana Santa, son elementos claramente artísticos, a los que acompañan el trabajo de miles de personas que forman parte de todo el conjunto de representación teatral fervorosa. 


Arte comercial en la fachada. Escaparatistas

Simples elementos pintados sobre la pared de una tienda de productos naturales. Ese concepto del arte acompañando un escaparate, una fachada, para ayudar a que nos fijemos en ellos, funciona.

El escaparatismo es una artesanía además de un oficio que en parte se ha perdido pues es mucho más amplio que poner maniquíes sobre una tarima. Es diseño gráfico con elementos arquitectónicos y visuales, donde las fachadas también deberían entrar. Un aplauso para los escaparatistas que resisten.

Art Street útil en una academia de Zaragoza

Que una academia cierre su puerta y al bajar su persiana deje ver una copia de esta pintura de Dalí es de premio al buen gusto. Sin duda al pasear a horas no lectivas, y poder contemplar esta obra, alegra la calle y el paseo por esta calle semipeatonal. El Art Street tiene un uso claro como oficio urbano para agradar los grises aburridos de las calles. Es una academia de formación muy variada, muy conocida e instalada en el centro de la ciudad de Zaragoza.

Melocotones rosas a los que les queda un poco


Es melocotón, unos melocotones rosas. Así de creíble, de simple, de futuro. Unos melocotones jugosos en forma de flor. Tan solo es necesario creer en la naturaleza.

El agua mojada es de lo más borde

Cuando el agua se pone borde es que moja a todo lo que se mueve a su alrededor. No se está seguro ni aunque seas un pedazo de hierro de los duros. El agua no respeta a nada ni a nadie. Buff!!

Naturaleza verde imposible de repetir con acrílicos

Pintar con naturaleza es fabuloso pues se disfruta dos veces. Cuando la observas y cuando ya en casa la vuelves a observar cazada o robada.

Casi es imposible crear estos colores, estas texturas y formas. Así que para los no dibujantes, lo mejor es escaparse en búsqueda de lo natural.

No nos creamos que todo está mostrado, depende del encuadre, del momento, de la luz, de tu propia selección.

Esta gaviota recién duchada, quería lío

Si alguien se te queda mirando con insistencia, incluso con un toque de chulería, tienes pocas oportunidades de entablar una conversación.  Si además es una gaviota, las posibilidades decaen. 

Así que no le dije nada y me quedé inmóvil, no fuera a quererme demasiado. Recibir un beso de una gaviota recién duchada no me pareció agradable esa mañana.

Algo más que decoración, sin llegar a ser arte

Simplemente un golpe de color, unas formas, un detalle seco en un pasillo. Esa simple forma de rellenas espacios para convertirlos en un paisaje interior con pocos elementos. Parece decoración y lo es. Pero también tiene ese toque de arte sencillo, de entender de volúmenes y de formas. 

Cambiemos el color de lo que vemos. Algo hay que cambiar

Lo imposible, lo daltónico como normalidad se puede crear con ganas de ver el mundo de otro color. No nos gusta lo que vemos, así que tal vez haya que empezar por cambiar nuestras gafas de ver y empezar a pintar de colores diferentes nuestra sociedad. No sé si servirá de algo, pero lo actual nos lleva al infierno.

No desees tener Els Fameliars, son muy complicados

Dicen algunas tradiciones orales de las Islas Baleares que existen unos seres pequeños y muy feos aunque pocos han visto, que son capaces de realizar cualquier tipo de trabajo de forma maravillosa y muy rápida. Pero nadie es perfecto y estos duendes solo son capaces de hacer dos cosas y siempre están haciendo o la una o la otra. Trabajar o comer.

Sí, o trabajan maravillosamente y están haciendo lo que les ordenamos y sin parar, o bien si se les acaba el trabajo…, empiezan a comer con voraz deseo y acaban con toda la comida que pillan.

Esto parece muy interesante y por eso hay personas que en la noche de San Juan acuden a lugares donde estos duendes se aparecen, sobre todo debajo del puente viejo de Santa Eulalia, para tener un trabajador incansable en su casa. Esa noche deben coger una botella negra y opaca para no ver el milagro que se produce en su interior. Deben meter dentro de ella una flor que solo está floreciendo en esos días por los lugares sagrados donde se obra el milagro. Cerrar bien la botella y esperar unos minutos.

Pasado el tiempo la botella empieza a moverse y es el momento de abrirla y ver cómo sale “Els Fameliars” desde su interior. Es un duende mágico que no parará de trabajar para tí. Y gratis. Pero trabajará en las tareas más inverosímiles que tu te creas. Y es mejor que le encargues trabajos muy duros, o si no es así, se te volverá en tu contra. Construir grandes paredes en una noche, plantarte grandes campos agrícolas, limpiarte enormes palacios.

Pero cuidado con lo que se desea. Le tienes que estar dando trabajo constantemente, no hay otra. Si en un momento se queda ocioso els Fameliars se pondrá a comer y beber todo lo que tengas por tu casa, te vaciará la despensa y el frigorífico, luego se comerá tu hacienda y tus ahorros. Cuidado con pedir lo que no se sabe controlar. Pues meterlo otra vez en la botella es complicadísimo y se necesitan conocimientos de brujería y de oraciones muy secretas.

Las puertas antiguas que nos llevan al pasado

Las puertas antiguas son ahora simples objetos muertos. Testimonios de otras vidas, de tiempos ya fallecidos. alguien las construyó con la mayor ilusión de uso. Y se usaron desde lo nuevo. Pero hoy nos parece algo caduco, un simple cadáver de otros tiempos. Si acaso algo bello en el momento.

Los higos nacen antes que las hojas. Eso es arte


Nadie duda del arte de la naturaleza, de esa capacidad de regeneración y de sorpresa. El otro día descubrí que las higueras son capaces de dar higos antes de dar hojas. Parece un milagro de la urgencia, un ataque al sentido común. Solo tiene palos que aparentan secos, algún esbozo de hojas que desean nacer y ya tiene frutos con dos bemoles y grosores puestos. Arte Natural, naturalmente.

Bueno, siendo correctos no son higos. Son brevas.

Balcones de mentira que son de verdad

Los balcones de colores ofrecen esa mirada artificial frente al paisaje, que colorea el ambiente de mentiras. Pero a veces las mentiras además de piadosas pueden ser incluso simpáticas. Y mal hacen el justo, muchas veces menos que una verdad a destiempo o manipulada. Las verdades auténticas ya casi no existen.

Todo lo imprescindible para triunfar

Todo lo imprescindible para triunfar. Una CocaCola, la mochila abierta para recibir el sueldo y mucha alegría y ganas de agradar el aburrimiento de la espera. El sonido todavía no os lo podemos mandar, no hemos sido capaces de extraerlo de la imagen, pero es cuestión de tiempo.

Ventanuco cerrado para no asomarse

Prohibido asomarse a una ventana cerrada, pues por algo se habrá cerrado. Aunque lo prohibido siempre resulta atractivo.

Tal vez lo que sabemos no es nada para intuir

Nunca sabemos qué es nada. 


Siempre sabemos que la nada puede ser un algo.


A veces intuimos que el saber no sirve para nada.

Mosaico de Apolo en la ciudad de Gante en Bélgica

Este mosaico está en la fachada principal del Teatro Royal Dutch de la ciudad de Gante en Bélgica, una ciudad que hoy nos suena pequeña pero que en tiempos fue la segunda ciudad más importante de Europa, tras París. Representa a un Apolo triunfante que entra en carroza tirada por caballos blancos, rodeado de las Musas de las Artes. Fue construido el edificio a finales del siglo XIX en estilo Art Nouveau.

Toda la ciudad es una belleza exquisita, un lugar para perderse unos días.