La culpa no es de Aristóteles

Cuando leí La Política por primera vez me la creía. Ahora la empleo para tomar apuntes. Ya no queda nada de aquella ilusión inicial. Y la culpa no es de Aristóteles.