Grito con muchas intenciones

Una simple frase esconde todo un mensaje de amor, de inteligencia social, de oportunidad e innovación, de emprendimiento persona. No sé si es copiada, si es original, si se hizo con una doble intención o es una simple casualidad. De todos modos es un grito precioso. 

Pero también puede ser un "pedir perdón". No lo sabemos.

Tres cosas que son finitas y lo sabemos

Hay tres cosas en la vida que se van y no regresas jamás. Las palabras, el tiempo y las oportunidades. Todas van pasando entre nosotros, se agotan sin advertir hasta que sucede la última, que tampoco avisa. Hay que estar preparado.

Quedan las almas atrapadas en los solares?

En todas las casas quedan los recuerdos de sus habitantes, los fantasmas de su presencia. Quedan sus recuerdos. 

¿Y en los solares? 

Si nos convertimos en almas y no queremos movernos del último lugar, ¿permanecemos allí aunque se transforme?

Y la hoja se secó para volar más fácil


Amarillo lima

Verde fondo teatro

Siena tostada

Blanco ala de mosca

Marrón cerezo

Verde botella sidra

Una suma excesivamente acompañada

No siempre podemos razonar lo que vemos. Una suma con más de 50 años es una suma imposible. ¿Qué pretendía sumar? Ya nunca lo sabremos. Una suma no es legible pues no se puede razonar. Son simples números vacíos.

¿Hay algo más? No.

Algo más que un gusano en una pared


Sabores gusanos, intentos por picar en el anzuelo como pez despistado. Tomates rojos fritos y dispuestos para el cocido de verduras. Una pared. Algo más. 

¡¡Saaabor!! 

Unos ojos atentamente dispuestos a mirarnos.

Dudar es de dudosos. Eso como poco


Siempre dudamos, incluso para los asuntos más leves. En la duda está la selección y con ella a veces el camino correcto o el fracaso. Dudar es de humanos que tienen dos posibilidades y las dos les parece casi igual de buenas. Los que no ven tanto, esos…, esos no dudan.

Animales artistas del caos, capaces de hacer líneas

A veces el caos animal te lo encuentras tras cualquier puerta vieja. Esto sucede por meterme donde no me llaman. 

Tras inspeccionar bien las huellas del destrozo, no he sabido identificar al violento artista de las líneas rotas. 

Estoy entre unos ratones que no querían papel de libro y sí de cartón de archivador, o bien unos gatos con ganas de arañar para afilarse las armas. Llamaré al CSI.

Es revolucionaria. Pero es muy simple

Prohibido prohibir, decían algunos jóvenes locos que enseguida se hicieron mayores. Ahora está prohibido no prohibir, incluso es recomendable prohibir para sentirse útil. 

Así que si nos encontramos una obra de arte como esta, sin duda, hay que llevarla a ARCO. Es revolucionaria. Es literatura de la buena.

Qué es ARTE y cuando algo es ARTE?

Como estamos en tiempos de censuras, siempre hay personas (y más ahora) que se preguntan y lanzan incluso sus propias respuestas al aire sobre qué es (para ellos) el ARTE y qué debemos concebir como ARTE, intentando adoctrinar y acotar la actividad artística, sin darse cuenta que el arte es inmenso. El ARTE puede estar en el cielo, pero hay cielos que son una mierda y no nos dicen nada. No todo es arte, pero muchas cosas son arte y no sucede nada por ello.

Sin duda alguna la obra censurada en ARCO es (hoy) ARTE, lo que tal vez nos puede llevar a pensar que hace una semana, antes de ser censurado, no fuera ARTE, sino algo más banal. Un trabajo que sin leerlo nos pasaría desapercibido. Y cualquier creación que pasa sin pena ni gloria, no es ARTE. Al menos ya hemos dicho qué NO ES ARTE. Sigamos.

¿Qué es ARTE y cuando se es ARTE?

Una actividad o un producto que sea capaz de motivar, de provocar, de comunicar, de resultar estético, bello o agradable, de incluso ser horroroso y que se salga de lo lógico, puede y debe ser ARTE.

Y como todo en la vida, hay ARTE bueno o ARTE malo, hay arte agradable y arte muy desagradable. ¿Quien dijo que el arte (todo el arte) tiene que ser válido, algo a tener en cuenta?

Para hacer arte podemos emplear nuestras manos, nuestras ideas, nuestra formación o incluso nuestra mala hostia o nuestra particular forma de ver la sociedad. El arte es parte de nuestra cultura y por eso va cambiando, se transforma, tiene el valor de la intemporalidad, y por eso es posible que dentro de unas décadas o siglos, el arte actual sea considerado una mierda, o incluso que sea considerado otra mierda el arte religioso y repetitivo de la Edad Media. No lo sabemos. No tenemos ni idea qué pensarán de nosotros o de los renacentistas o egipcios en el siglo XXX. Si es que queda algo de todos nosotros.

Transmitimos ideas con el ARTE, pero también malas babas, quejas, críticas o simplemente decoraciones. Los que critican al ARTE lo adoran mucho más que los que nos dedicamos a crearlo. Para muchos de nosotros el ARTE es parte de nuestra forma de ver. Simplemente eso. Sea escribiendo, creando música, pintando o dibujando, creando obras teatrales o de ballet o simplemente provocando. Ojo, cuidadín, que provocar a muchos no es fácil. Provocar a una persona sí, provocar a miles de personas es todo un ARTE.

Durante muchos años el ARTE se empleaba para crear fieles, para casi obligar a leer a los que no sabían leer. Para meter miedo con los demonios. Y hoy nadie duda de que aquellas obras son arte. Como es arte lo que los prehistóricos dejaron escrito en las paredes de las cuevas empleando sus dedos. No se nos tiene que romper la crisma por pensar que eso es arte, como lo es construir platos de tortilla deconstruida. El ARTE también se puede comer.

Pero lo más curioso es que si tú, como espectador o como ciudadano, no quieres que eso sea ARTE tampoco pasa nada. El ARTE lo es por tí, para tí. Eres tú quien lo construye con tu mirada. No es obligatorio leer una novela o ver un cuadro. Tampoco lo es que lo consideres ARTE. Yo no te obligo. Así que al menos, no me obligues a mi a NO considerar ARTE lo que me da la real gana que sea ARTE. Si yo considero ARTE algo que tú no consideras arte, no sucede nada. El ARTE puede ser ambivalente, incluso debe ser las dos cosas a la vez. SÍ o NO.

Si como persona haces cualquier actividad con ganas de que trascienda, eso es ARTE.

Si te estás “expresionando”, y lo haces bien y con ganas de hacerlo mejor todavía, y logras impresionar o provocar, hacer dudar o sonreír, realmente estás haciendo ARTE. Pero no te preocupes, eso no quiere decir que vayas a pasar a la historia.

Todos hacemos arte, la inmensa mayoría ni nos damos cuenta. Pero no todos somos capaces de recortarlo, mostrarlo a los demás y provocar con ello “algo”. Muchas veces el ARTE es simplemente encuadrar, parar el momento, elegir el punto de vista, entregar limpio de polvo y suciedad algo muy elemental y que separado de su hábitat común se convierte en “otra cosa”. Incluso es ARTE simplificar tanto, tanto…, que hemos convertido un árbol en dos manchas cuadradas, una negra y otra roja. Simplificar también es ARTE.

Mezclando todo se puede hacer una sopa. Incluso triste

Está todo tan revuelto, que con cualquier cosa se puede hacer sopa y parecer una deconstrucción moderna. Por si hay duda se puede emplear la posverdad como aderezo.

La culpa no es de Aristóteles

Cuando leí La Política por primera vez me la creía. Ahora la empleo para tomar apuntes. Ya no queda nada de aquella ilusión inicial. Y la culpa no es de Aristóteles.

Mi Quijote es a colores, pero ya no lo entiendo

No he podido escribir El Quijote, ya estaba escrito. pero en cambio sí he podido escribir sobre El Quijote. Por algo se empieza. 

Colgajos con sangre de nariz


Siena madera

Verde oliva cascada

Crema de pies ténues

Azul cobalto claro

Verde esmeralda lavada

Rojo sangre de nariz

Huir lentamente sigue siendo huir

Quiso huir de las manchas, pero caían excesivamente rápidas sobre él. Así que se desplazó lentamente para que no se notara que escapaba. Nunca sabremos si al final las manchas le alcanzaron por detrás.

Cada uno puede elegir lo que quiera

A veces el arte no tiene nada que ver con los sabores, incluso ni con los colores. Tampoco con las texturas por obligación. En este platito ha juntado 4 colores, 4 sabores y 4 texturas. La mezcla de todos ellos pude crear decenas y decenas de pequeñas combinaciones.

Rojo, amarillo, verde y negro.

Picante, dulce, agrio, ácido.

Crujiente, líquido, blando, duro.


Podría ser que alguno fuera caliente y otro muy frío. Dos de ellos tienen cáscara, piel otro. Y a partir de todos estos elementos lo que tenemos es una posibilidad de construcción. Cada uno la podemos entender como queramos. Incluso asquearse con ella, sentir náuseas, disfrutar de una parte, rechazar el resto o mezclar los cuatro elementos hasta formar una masa gris o amarronada.

Nadie nos obliga a comérnoslo con los ojos. Nadie a que lo admiremos o a que nos guste. Tampoco a que lo odiemos. Todo lo que a partir de este momento suceda con estos cuatro elementos dependerá de cada uno de nosotros. Podemos escribir decenas de relatos, de cuadros o fotografías. O ninguna.

Yo por ejemplo me quedaría con los brillos del platito de cristal. Cada uno puede elegir lo que quiera.

El futuro no es lo que sucederá


El futuro no es lo que va a pasar, sino lo que estamos haciendo ahora entre todos. 

Si quieres vivir el futuro, dedícate a trabajar el presente edificando ahora, lo que quieras para luego.


La levedad del interior que no imaginamos

Creo que nadie se puede asomar, pero hay tal exceso de posibilidades que uno ya duda.


Me gustaría verlo desde dentro, para saber si los peatones también se ven azules y con cuadros, como sucede desde fuera.


Estoy seguro que dentro es todo con menos posibilidades de agradar la vista.

Y si no estamos aquí, o incluso no estamos en ningún lugar?

Ni sabemos bien hacia donde vamos, ni tan siquiera desde donde venimos. Nos lo creemos todo, pues nos han enseñado a mirar de una forma determinada

Pero igual no es cierto nada.

De lo que estoy seguro es de que hay muchas formas de mirar y la mayoría ni las conocemos.

Tinta china con pluma estilográfica a dos colores

La tinta china tiene muchas posibilidades artísticas, no solo es un elemento para escribir. Tanto la tinta auténticamente china realizada con materiales naturales como la que podemos encontrar de diversas marcas de calidad para plumas estilográficas.

Como un elemento líquido, podemos mezclarla ligeramente entre los diversos colores de tinta, aguarla hasta obtener diversos tonos, o emplearla tal cual viene en los botecitos.

Y la podemos utilizar con las propias plumas estilográficas, con plumines antiguos de diverso calibre y forma, pero también con pinceles o con plumas realizadas por nosotros mismos con cañitas, con plumas de ave a las que les haremos punta o incluso con ramas secas o palitos secos de diferentes grosor y dureza.

Un dibujo a tinta es un ejercicio muy fácil para aprender a dominar la mano. Permite mezclas con aguadas, con incluso acuarelas, añadir detalles con bolígrafos o con tintas de distinto color y aplicada con diferentes herramientas. Cada uno podemos practicar con diversos elementos, sin descuidar que también el papel condiciona los resultados finales, por grosor o textura o grano.

Os dejo un ejemplo rápido de un simple dibujo de un árbol, realizado con dos tonos de tinta china, con pluma estilográfica pura. Luego tiene un leva añadido de aguada de colores.

Somos tan débiles que no nos podemos comer los colores

Ninguno de los dos elementos está libre de pecado para ser mordido con ansiedad. Tú mismo. Elige. Pero con ambos irás al infierno. 

El más pecaminoso es la manzana. Si estás acompañado. 

Pero si estás abandonado a tu suerte, morder el cactus te puede dejar la boca hecha una mierda. 

Lo mejor es mirar es reconocer que somos débiles.


Movimientos sobre los futuros caminos

Nos movemos entre presentes, pero no sobre los futuros aunque juguemos a engañarnos. Nunca sabemos bien ni de donde venimos ni menos todavía hasta donde llegaremos.

El lugar del fotógrafo es importante para el resultado

¿Dónde me debo colocar como fotógrafo, para mostrar lo que quiero fotografiar? La importancia de la posición del fotógrafo sobre la escena es fundamental en el resultado. Luego está el encuadre que él seleccione, atrape sobre el total de la escena. Pero antes de ello debe saber elegir la posición de su cuerpo sobre el escenario y también el de la cámara sobre sí mismo.

No es igual dos pasos más cerca o más lejos del objeto principal. Ni lo es un poco más a la derecha o a la izquierda, pues todos los elementos secundarios se mueven con respecto a lo principal de la escena, y eso afecta y mucho sobre el resultado.

No es igual tener la cámara a la altura de tus propios ojos y trasmitir lo mismo que pueden ver todos los espectadores, a querer hacerlo desde la cintura o más abajo, o elegir el disparo desde lo más alto que lleguen tus brazos estirados, pues serán puntos de vista que los espectadores posteriores verán diferentes, originales…, aunque no siempre mejores.

Donde tú, como fotógrafo, pongas las piernas y el cuerpo, estarás poniendo el punto de vista de tus espectadores. Todos los demás verán tu obra desde el mismo punto que tú decidas en ese momento.

El ejemplo que os dejo a continuación tiene trampa. Es una muestra de que también en el laboratorio de cada uno se pueden modificar algo los encuadres y las posiciones del fotógrafo. Pero no es lo correcto. Hay que intentar acertar en el momento de la acción.




Explosión de una flor paraguas

Lila santoral

Amarillo muerto

Morado Semana Santa

Verde césped

Naranja pocha

Ocres tierra

Cielo duro, hacia el que nos vamos un poco

Caminar es avanzar. Ir. Intentar subir hacia el final de algo. Es mirar lo que viene. Caminar es no mirar atrás. Aunque no se entienda.

La luz es el cielo y las sombras el Infierno

A veces me pregunto qué hubiera sido de la religión si no hubieran sabido jugar con tanta excelencia con las luces y las sombras. La luz es el cielo y las sombras el Infierno. Pero a veces donde menos miedo da es estando en la zona del Infierno. Escondido y amagado entre las sombras del infierno. 

Claro que…, para eso los amigos del Cielo inventaron el color y los oros. Para pillarnos engañados.


No es el Paraíso. Aunque llame al pecado de pisarlo

Podría parecer el Paraíso, pero no, no lo es. Faltaba el manzano y la Eva despierta. Color, luz, agua, frescura, naturaleza llamando a gritos que se adentraras. Pero nada, somos unos educados y solo mirábamos sin pisar los charcos. Tal vez para disfrutar bien del entorno, haya que pisar más charcos.

Provocando por favor, ni con flores


Fucsia pasión


Rojo amor


Amarillo muerte


Verde plástico


Negro noche


Rosa chicle


Crear una obra de arte digital con pocos elementos

Con unas pequeñas manchas cogidas de alguna obra antigua y digitalizadas para poderlas manipular después, podemos realizar collages simples si sabemos contrapesar espacios y formas, si los volúmenes de luces y sombras los sabemos distribuir en los espacios.

En esta caso las manchas no son mías, son prestadas, pero se pueden realizar muy fácilmente con tinta china dejando que aleatoriamente realicen formas y manchas sobre distintos soportes o papeles.

Sobre ellas hemos construido una pequeña historia. Un joven que anda sobre un paisaje falso, tal vez con brillos futuristas, y que mira al cielo con menos asombro del que nos imaginamos si esto sucediera hoy. Es ya una persona adaptada al paisaje. Una imagen realizada desde mi ventana sirve de base.

A partir de este relato pueden surgir decenas de ellos. Y tirando de esta escritura con manchas y sombras, podemos crear más relatos, más sensaciones. Depende de nuestras ganas de escribir historias con luces y sombras digitales.

Los adjetivos no son de ningún literato. Luego, las técnicas para trabajar con manchas y formas tampoco pertenecen a ningún artista en concreto. Están para emplearlos.

La mierda es igual en todas las ciudades del mundo. O tal vez no

La suciedad de todas las ciudades es similar. Podemos cruzar el charco y volvernos a encontrar con las mismas imágenes. Podría ser el barrio del Picarral de Zaragoza o Brooklyn en New York. En todas las ciudades se cagan los mismos desechos.

¿Seguro que en todas las ciudades del mundo se pintan las paredes?

Flor amarillo paella multiplicada


Amarillo paella

Verde plástico

Naranja fofa

Verde primavera joven

Blanco roto

Negro hollín

El New York de los sueños por entrar, más que por escapar

Hay edificios para estar. Edificios para visitar. Edificios para soñar con ellos. Incluso edificios para escapar. Este es de estos últimos. Es más fácil escapar que penetrar en ellos. 

¿Cómo será por dentro si por fuera es así de hermoso?

Colores raros. Incluso voladores


Negro ala de mosca

Amarillo cadmio limón

Bermellón capote de matar

Verde otoño

Rojo sangre

Otro mundo. Pero está en este

Era un: ¡rápido, rápido! dentro de una tiendas de zapatillas. Eras esa sensación de que estabas en otro mundo. Y lo estaba. En otro mundo al mío, simplemente eso.

Hay muchos mundos, pero todos están al alcance de nuestras manos. Si nos dejan llegar hasta ellos. Algo que solos unos pocos privilegiados somos capaces de lograr.

Moverse por el mundo es cuestión de ricos y pobres…, en derechos. ¿Nos damos cuenta que la mayoría de seres humanos de este mundo no puede moverse de su espacio?

El tranquilo Tea Party de cualquier tarde

La sociedad escondida del té. El Tea Party en estado americano y con flores. El lujo normal de lo normal. Entre ellos. La vejez prematura que se ancla para no morir. Una sensación neoyorquina de otros tiempos. Pero es finales de 2017.

Mirar titulares no es leer. No sirve

Los libros nacen y se mueren. No todos, quedan los mejores, ni los buenos son capaces de quedar. Este libro es de 1952, un clásico del colegio de los Maristas. 

Lecturas para acostumbrarnos a leer. 

No todas limpias de polvo y paja, pero lecturas al fin, que lograban que los libros se vieran como algo normal, una herramienta de vida. 

Han pasado 66 años, tantos que estos textos nos parecen prehistóricos. Pero en el camino no hemos sido capaces de lograr que se siga leyendo. 

Mirar titulares no es leer.


Gotas de lluvia verde. No

Racimos de algo, por mi culpa. Debería saber de qué. Eran como lluvia sin caer. Las gotas de agua de las nubes igual se conservan así hasta que se desprenden y se caen sobre nosotros. No. Pero el granizo es posible. No.

Una vuelta al siglo XX, pero a mediados

Dudé sobre quien era más representativo de un siglo viejo. Si el señor observante o la pared recargada. Al final elegí al hombre que recordaba viejos tiempos, para convertirlo en un objeto más; inerte, templado y escultórico. Virado al siglo XX.

La España del siglo XXI se parece muchas veces a la Celtiberia Show de Carandell

Parecen cáscaras modernas. Y puede que lo sean


Podría parecer el futuro. Incluso un parque temático y lo es. Podría parecer una mentira y posiblemente en parte también lo sea. Pero realmente es simplemente Valencia moderna. No es tampoco un ejemplo aunque sin duda impresione. Todos los elementos deben estar llenos para ser válidos. Es que si no, simplemente son cáscaras.

Sólo es válido el esfuerzo total. También en el arte

También una frase puede ser artísticamente válida, capaz de motivarnos y por ello de cambiar nuestra mirada sobre algo. Es verdad que las frases son siempre huecas, deben ir acompañadas de acción. Pero eso es cuestión nuestra.

"Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa"

Mahatma Gandhi

Maceta hermosa sobre la ventana hermosa


En el detalle se encuentra la mirada.

Alguien decidió colocar la maceta hermosa sobre la ventana hermosa.

Y no pudimos dejar de mirar.