Un demonio con escamas y desafiante

Cada uno tenemos nuestros propios demonios. Con escamas o depilados, babosos o secos y huesudos. Simpáticos y habladores o simplemente unos demonios de lo más comunes. Todos ellos los construimos nosotros mismos.