No se quieren. Se odian, se ignoran

No se quieren. Se odian. O lo que es peor, se ignoran.

Mientras tanto la ventana permaneces impávida al devenir de la vida.

Ella seguirá allí durante más tiempo que los pájaros.

Aunque estén pintados.