Morir es mucho más lento de lo que necesitamos

Toda rotura crea a su alrededor una nueva forma de sobrevivir. O al menos de intentarlo. Morir es mucho más lento de lo que los gigantes necesitan.  Las capacidades de mantenernos heridos son mayores a las de mantenernos vivos.