La ilusión nos sorprende pues nos la creemos

No hay precio para las ilusiones que sorprenden, seamos niños o adultos. La sorpresa es un regalo insustituible. Nos abre la ilusión de vivir en otro mundo diferente y sin duda mejor, o al menos más sencillo.