Cristales que se confunden con el cielo

Cristales que brillan y reflejan, que son continuación del cielo o del suelo, de las paredes o de las sombras. Sirven para un roto y para un descosido. Incluso para mirarnos y para vernos que no es poco.