El pichón lo llena todo

Disparo al pichón.
Pero es mentira.
Disparo a los cristales.
Y no me estorba, pero me busca y me encuentra.
Es el único toque de naturalidad entre tanto cristal apagado.
Todo está desenfocado, movido, vacío.
El pichón lo llena todo.