Banderas rotas de tanto agitarse

Tanto aire, tanto tiempo recibiendo el aire del movimiento, de la muestra, que se rompieron a jirones. Lograron una nueva forma, unas estructuras diferentes. Posiblemente seguían significando lo mismo. Es decir poco. Pero el aire las había podido. Vestigios de lo que fueron, pero poco más.