Tócale la cara. Es real. De madera pero auténtico

Era real. Totalmente real. Yo dudé al principio, pero me dijeron: "Tócale la cara"

Y efectivamente, se la toqué. 

Y sí, era de madera real.