Vernos al revés es volvernos a descubrir

Vernos al revés nos cambia, nos muestras rincones que no habíamos observado nunca. Vernos en un espejo es en realidad vernos al revés de como nos ven todos. Pero nosotros eso no lo creemos así. Nos vemos sin distorsionar, pues nos vemos enfrente.

No era magia, era ilusión nuestra por que lo fuera

Flotar en el aire es cuestión de impresionar, de creérselo, de intentarlo más bien. A veces es la mirada la que nos engaña, otras veces somos nosotros mismos los que estamos encantados con ser engañados. Nacemos para dejarnos engañar si a cambio logramos ver aquello que nos imaginamos ver. Somos animales de costumbres.

Ventanas rosas entreabiertas

Unas ventanas rosas son siempre motivo urbano de mirar. Este rosa es un poco morado y como no es España no hay que pensar en política. Son ventanas hermosas en edificio típico, y el color aunque es lo de menos, le encaja perfectamente. Un bello ejemplo de buena elección del color.

Ventana de Dresden con caballero y caballo

Ese encanto hacia las ventanas se contagia a sus envoltorios. Esta ventana es de la ciudad alemana de Dresden. Fachada artísticamente decorada para que la ventana sea lo de menos. Lo curioso es que se ha podido conservar, aunque sea reconstruida, esa fachada tan impresionante. Caballero y caballo huyendo del fuego de la tierra que se abre a sus pies. ¿Será el fuego eterno?

Un naranja mandarina

Los colores se repiten en la naturaleza. No hay tantos colores como bellezas naturales. Una mandarina puede ser redonda o en forma de flor naranja, pero con distintos olores. Aunque la belleza se mantiene. Y el milagro de las formas naturales.

Ventana sin sentido de abrise con facilidad

Las ventanas siempre tienen un toque de diferencia y distinción que personalmente me atrapan. Son las duda, son el secreto, son lo escondido que intenta a veces salir. No puedo escribir sobre ventanas tanto como ventanas tengo, así que me tendré que inventar personajes.

Mujer con la mirada torcida. Cuidado con ella

Una escultura sobre un edificio dice mucho de las personas que van a vivir dentro de ella. Este rostro, con esta mirada ladeada, nos indica que aunque inmóvil, está buscando la salida, muy atento a todo lo que sucede en su entorno. 

Cuidado con esta casa. Está cuidada por una señora de mirada torcida.

Arte teatral para provocar, en Berlín

Hemos hablado varias veces del Art Brut, del arte sucio, del arte callejero en forma de obras pintadas. Y hemos mostrado también ese arte personal del artista que se ofrece por pocas monedas, para desmontar el paisaje sobre el que se asienta.

Este arte teatral, arte al fin aunque casi se entienda más como un camino social tomado por los que necesitan sobrevivir en las grandes ciudades, es una pincelada en los paisajes urbanos, que cambian las calles, los parques, las ciudades. Es un golpe de color o de formas, un grito para provocar y para mover miradas. Esta imagen es de Berlín.

Dios sujeta a Jesucristo, para llevárselo. Pila bautismal

Sobre una pila bautismal de una iglesia protestante de Berlín (anteriormente católica) podemos ver esta escultura que a modo de cubrecabezas, flota sobre los que acuden al bautizo, mostrando a Dios que sujeta a Jesucristo yacente. Una forma gráfica de enseñar a las generaciones antiguas que no sabían leer los textos sagrados, que Dios está con todos los que en Él creen, y que acude a su ayuda tras la muerte de cada uno. iconos para enseñar religión a través de Arte.

Casi milagros de jabón, para hacer sonreír a los niños

Una mentalidad limpia puede soñar con pompas de jabón que te envuelve. Un niño puede pensar que con aire y poco más se pueden crear monstruos buenos que se deshacen en cuanto se tocan. 

Son nubes de colores, son casi milagros de jabón. Son sonrisas de niños en Madrid.