Peor que ser esqueleto es no ser nada

Los esqueletos son siempre feos, pero si los observas un poco más, puedes encontrar colores, formas, brillos, que los asemejen a una nueva vida. En realidad los esqueletos son nuevas formas de permanecer ante los cambios, durante un tiempo mayor al establecido. Mucho peor que ser esqueleto es no ser nada.