El fuego doblega intenciones, dejando curvas sensuales

El fuego doblega intenciones, dejando curvas sensuales que nos muestras que lo liso es realmente asqueroso. Entre los recovecos vamos escondiendo las molestias.