Nunca quise robarle el alma, si acaso la mirada

Desdibujaba su cara el propio miedo a fotografiarse. No lo vi hasta llegar a casa, cuando ya no me podía improperar. Nunca quise robarle el alma, si acaso la mirada.