El frío no es motivo para no seguir creyendo y orando

Unos hombres judíos se encuentran orando en el Muro Occidental de los Lamentos del antiguo Templo de Salomón mientras la nieve caía en la ciudad vieja de Jerusalén este fin de semana. La religiosidad y el deseo de rezar no impide que siempre haya personas dispuestas al contacto con sus creencias, con los dioses. Fotografía de Menahem Kahana

Nota.: Esta imagen no es del autor del blog y no se puede copiar para usarla con fines comerciales.