Manchas para reconocer que no sabemos donde estamos

Son tiempos de manchas, de imágenes, de miradas, de sensaciones, de provocaciones interiores. 

Son tiempos de no ver nada para poder ver todo, para adivinar e imaginar, para quedar sorprendido de la nada, y darnos cuenta de lo poco que somos pues cualquiera puede ser algo. 

Son tiempos de emprender con al Arte, de comprar y vender, de engañar y disfrazar, del trampantojo y la mentira.

De la verdad disfrazada y de la decoración con ideas y mensajes.

Sobre todo es tiempo de cambios, de turbiedades, de búsquedas de caminos. 

De no saber a dónde vamos, pues no sabemos donde estamos. Y sobre todo de admitir que no queremos estar donde estamos.