Llueve, llueve, llueve fino. Los inocentes de Oswaldo Reynoso

Llueve, llueve, llueve fino. Olor a lluvia: transpiración densa de barro y cemento; vaho tibio de gasolina y asfalto.