¿Cómo sobrevivir vestido de monstruo? ¿Y vendiendo ilusiones?

En todos los lugares del mundo hay pequeños y a veces bellos monstruos callejeros que nos ayudan a girar la cabeza y disfrutar del paisaje urbano con más simpatía. 

Son estatuas humanas o son simples ciudadanos que pasean a nuestro lado. La diversidad de las personas es tan amplia que nosotros mismos resultamos raros para muchos de ellos. En parecida medida a como nos parecen ellos a nosotros.

En el Madrid de la crisis se juntas ayudas necesarias para poder seguir viviendo, mejor dicho, sobreviviendo. 

Y a veces están juntos los unos a los otros. Loterías u hombres estatua que asustan. Todo sirve si con ello se puede comer y estar caliente.