Altar privilegiado de ánimas. Quien fuera muerto viviente para disfrutar de esos altares

Los altares de ánimas son mesas de comida que se ofrece a los muertos vivientes que vagan por el ambiente, buscando ricas mesas adornadas con manteles de finos bordados, llenas de platos de barro natural y muchas velas encendidas. Las ánimas huyen de la luz artificial y del sol, solo disfrutan de las velas calientes y amarillentas. Las ánimas, se avisa a gentes de buen vivir, solo acuden a casas de gran limpieza, por eso hay que huir del polvo acumulado, de los pisos en mal pintar, de las habitaciones sucias.

¿Qué comen las ánimas? Pues licores cocidos, mucha pastelería fina, pollos cocidos en mil hierbas y frutos secos, pan de azúcar, caldos de pescado, calabazas, maíz, limones y mucha sal sin pasarse. Prohibido entregarles a las ánimas alimentos cocinados con poca sal.