Las líneas siempre sujetan la mirada

Las líneas siempre sujetan la mirada, encajan y encuadran obligándote a mirar de una forma determinada. Un espacio con líneas te secuestra la libertad de mirar como te apetezca, ya no eres libre para observar a tu gusto pues te dominan.