No estoy seguro de si voy o vengo. Incluso ni si estoy o me he ido ya

¡Vámonos!

Aunque no estoy seguro de si voy o vengo, de si merece la ocasión el irme hasta tan lejos simplemente para encontrarme con el agua.

Al observar el suelo entendí que o bien alguien ya había ido y ahora no se veía por ningún sitio, o eras mis propias huellas que se habían posado antes de que yo decidiera qué hacer. 

¡Vámonos! Pero para atrás.