No era humo. Eran nubes que venían a llevarse el día

No era humo, eran nubes que venían a llevarse el día. El sol se quedó arriba pues con él no pudieron, pero conmigo si y me lo quitaron aquella mañana. Somos débiles y dependientes.