Hierros dominados por el calor del hombre

Nada es casualidad, sobre todo si es de un material muy consistente. Pero incluso lo más duro se puede doblar, modelar, doblegar.