Dos veces dos, hasta ver varias veces dos sin ser nunca cuatro


Dos, eran dos. Dos formas de entender el barro y el color, de maneras de vitrificar, dos colores.

Azul y amarillo. 

Sí, eran dos, la luz y la sombra. 

Frío y caliente, natural y artificial. Blanco y negro en pequeñas partes del total.