Nunca hay que tocar el amor cuando es reciente. Mancha


El amor chorrea amor. Se disuelve en sí mismo y nos deja todo el suelo manchado de amor. 

El amor se disuelve, impregna, inunda de amor el amor y a quien lo rodea. 

Nunca hay que tocar el amor cuando es reciente, pues mancha. 

El amor nos puede inundar de más amor, y el exceso siempre es peligroso.