La flor de loto era empresa. La abeja el operario


Cada uno tenemos que hacer nuestro trabajo sin mirar si lo hacemos dentro de una maravillosa empresa o de una birria de lugar. Nuestra obligación es laborar contentos y sacar el máximo beneficio a cada labor.

Esta abeja trabaja sobre una flor de loto en un lago artificial del Ebro. Sabe que tiene suerte, pero no se fija mucho en ello. Simplemente trabaja y saca sus néctares pues lo que le importa es su prole, su labor, su empresa.

Todo un ejemplo que hay que alabar y no molestar. ¡Chissss!