El abrazo de las raspas de color


Crecían desordenadamente, se abrazaban para sujetarse y no caer, pero nunca se encontraban solos pues tenía su color. Curiosamente los secos duraron mucho más que los frescos, los muertos vivieron mucho más que los vivos.