A veces, con quien estamos de por vida, nos produce miedo



A veces las compañías son tan horrorosas, que lo mejor es no mirarlas a la vida y disimular escondido en uno mismo. No siempre somos capaces de elegir.