La normalidad excesiva es muy mala


Hay días en los que me siento agotado sin motivo; 
debe ser que no logro superar la normalidad 
o que me afecta demasiado las cosas banales. 

Si, muy posiblemente 
las normalidades excesivas sean tan malas 
como las extravagancias controladas.