Patio privado con mirada furtiva a la puerta


Vi este patio privado en Vitoria y me gustó su luz y la composición. 
Era otoño pero no lo parecía pues la luz era intensa y cálida. 
Me quedé con el sabor de la duda, pues no entendía bien qué hacían estos elementos en un patio particular de una casona distraída en la gran ciudad. Pero me lo quedé, para seguir revisando su intención. 
Todavía no he encontrando al duende que seguro habita en sus intenciones.

Composicion de un patio en el País Vasco


Vi este patio en el País Vasco y me gustó la luz y su composición. Era otoño pero no lo parecía pues la luz era intensa y cálida. Me quedé con el sabor de la duda, pues no entendía bien qué hacía esta composición en un patio particular de una casona distraída en una gran ciudad. Pero me lo traje en esta imagen, para seguir revisando su intención. Todavía no he encontrando al duende.

Arte Urbano en Zaragoza. Pájaros colgados de una viga

Esta obra de ARTE URBANO de unos pájaros colgados de una viga y pintados en el Casco Viejo de Zaragoza y de un tamaño —como se ve en la imagen— tan grande como toda la pared de un edificio, es una muestra más de que el Arte Urbano sirve para crear sensaciones allá donde no hay más que a veces suciedad y derribos. 

No todos los artistas urbanos son iguales, como no somos iguales nosotros, pero castigar a todos los que emplean la pintura para plasmar en paredes lo que sienten, es un error inútil, como fantasear con que todos los que pintan paredes deben ser mimados. 

Ya se valora más el Arte Urbano por la buena labor de algunos artistas que plasman excelentes trabajos de forma desinteresada y para disfrute de todos los viandantes que pasan.

Esto es ARTE con mayúsculas y otros lo que hacen es ensuciar paredes con rayas y firmas. No tienen nada que ver los unos con los otros.