Consideraciones personales sobre el Centro Nacional de Arte Reina Sofía


No todo lo que se expone en los grandes museos de Arte Contemporáneo es ARTE reconocido como tal por todos los artistas, algo también lógico. El Centro Nacional de Arte Reina Sofía, debería seleccionar algo más algunas temporales y sobre todo trabajar más la divulgación y los espacios en su colección permanente. 

Llenar las paredes de decenas de obras, posiblemente interesantes para una exposición temporal en una sala importante, pueden no serlo para ser obras que se exhiban en el Reina Sofía, mucho menos si forman parte de su obra permanente, y es uno de los posibles errores complicados de aceptar.

Personalmente me aburre una pared llena de pequeñas obras similares. Admiro las obras de pequeño formato —también—, pero seleccionadas y puestas en valor. No sirve enmarcas y colgar obras en papel a decenas, formando un posible todo, que amalgama sin destacar en la nada. 

Esto puede servir, insisto, para una temporal en una sala privada o pública, nunca, creo, para un Museo de la categoría del Reina Sofía.

Y si acaso, en aquellas temporales divulgativas de una tendencia, de un artista, de un momento, no estaría nada de mas que junto a cada obra se hiciera un comentario explicativo de su sentido, su historia, su autor. 

En una exposición como Fundación MAFRE, “Made in USA” además de disfrutar se aprende con materiales mucho más interesantes y trascendentes que los en las mismas fechas se exhiben en el Reina Sofía. Para gustos está el arte, sin duda, pero el trabajo bien hecho tal vez se pueda replantear.

¿Qué futuro le espera a los Museos? ¿Sólo contenedores? ¿Es soportable el coste de una gran exposición de un artista muy mercantilizado?