Estamos en un país, en una sociedad que se ha convertido en inhumana. Lo pagaremos


Hoy no estoy indeciso
hoy simplemente estoy seguro
de querer romper el pasado
para volver a empezar.

Pero no es posible desandar nada
no hay sentido en lo conseguido
no logro saber donde está el error
no encuentro culpable.

Seguiré peleando, porque rendirse es lo que pretenden los imbéciles con suerte

Tengo un tiempo extra de vida; debo aprender a valorar esta suerte.

No veo bien con el ojo derecho. Todavía. Aun. Pero bien con el izquierda. Tengo la suerte de ver bien con un ojo. 

La enorme suerte de estar vivo y poder escribirlo.

Hace una semana sufrimos un tremendo accidente que me ha dejado "tocado", un golpe en la cabeza que me produce mareos y alegrías cuando me la toco y veo que los agujeros son pequeños. 

Pocas veces se tiene la sensación de volver a empezar.

Esta es una de ellas.

No sé si seré capaz de aprender de ello. Si sabré valorar lo que en realidad representa este regalo extra de tiempo libre.

Por todos los que nos ayudaron; un abrazo muy fuerte.

La fragilidad de la suerte o la debilidad de la dependencia vital


Somos tan frágiles que ni lo sabemos.

Es tan débil el hilo de la vida,
que si se rompe nos damos cuenta cuando es muy tarde
dependemos de curiosas y prohibidas conexiones
que nadie sabe bien cómo explicarlas cuando fallan.

Dependemos de la suerte, que es ponerle nombre a lo que no entendemos.

Un espejo que refleja lo que no miramos


No sé quien está al otro lado
si eres tú o soy yo reflejado
si me miras o te miro
si quien ven los demás soy yo 
o simplemente no sabemos qué es
ni ellos mirando ni yo viendo.

Tal vez al otro lado no haya nadie, 
ni yo reflejado 
ni tu mirándome
ni yo mirándose 
ni tu observando
tal vez simplemente sea la luz la que nos forme.

El picaporte con flores ajadas


Escribimos con las manos cambiando posiciones
mezclando colores naturales imposibles de pintar
obligando a morir las historias que hemos querido escribir depositando
observando como van ajándose los mensajes hasta que decidamos aplastarlos
reclamando a los viajeros que pasan a girar la mirada en busca del sentido

Escribimos con el sentimiento y las ganas de ser observados

La flor naranja que provocaba


Esta hermosa flor acompañada, 
brillaba en el suelo de una calle rural provocando con belleza. 

Era imposible no robarla con una fotografía. 

Se dejó aunque la luz era muy mala, no ayudaba a decir. 

Pero quedó su mirada en mi mirada, recogida en mi cámara. 

Una excelente pieza de caza mayor.


Volver a comenzar para cambiar el final





No se puede retroceder en el tiempo 

y comenzar de nuevo, 

pero si se puede empezar hoy 

para crear un nuevo final.